“Los orgasmos son deliciosos, solas o acompañadas”: Entrevista a Leticia Ruiz Arroyo sobre Una y el sexo

Realizada el 15 de julio 2020, por María Rascón

  1. Una y el sexo es un libro que invita a las mujeres a tocarse y disfrutar de su sexualidad sin culpa. El erotismo se cuela hasta en la dedicatoria, “Para Zihua, mujer, loca, libre, húmeda”. ¿Qué te motivó a escribir sobre este tema? ¿Por qué es importante que las mujeres aprendamos a hablar del sexo con libertad?

El tema del erotismo y la sexualidad femenina, aún en el 2020, es un tema tabú para mujeres que son educadas para colocar sus cuerpos al servicio del sistema patriarcal. Desde esta estructura opresiva que privilegia a los hombres, el placer está negado a las mujeres. Aún se enseña que los cuerpos femeninos, por naturaleza, están para la reproducción y para ponerlo a disposición del otro.

Las violencias sexuales ejercidas sobre los cuerpos femeninos son muchas, me parece importante nombrarlas, narrarlas, porque si no las aludimos se quedan en los espacios privados y las vamos normalizando. Lo privado es político, enunciarlas, denunciarlas nos libera porque podemos reconocernos en la otra y saber que somos muchas las que estamos viviendo las mismas violencias.

Debemos disfrutar de nuestros cuerpos, si por pudor o desconocimiento no lo hacemos, hay que aprender a gozarnos, a compartirnos en experiencias plenas, intensas, orgásmicas. Creo importante expresar abiertamente nuestros gustos con las parejas sexuales. Hay que  hacer preguntas sobre nuestras inquietudes, sobre nuestros deseos y buscar las respuestas. Tener información es un derecho. 

2. Entiendo que Una y el sexo es un libro de historias compartidas, 69 relatos, como la famosa posición del Kamasutra. ¿Podrías hablarnos un poco acerca de las mujeres que compartieron contigo sus vivencias?, ¿cómo fue el proceso de ir recopilando sus historias?

Hablar con otras mujeres sobre su sexualidad fue una experiencia intensa, la mayoría de las mujeres a las que escuché no tenían relatos agradables que compartir, más bien tenían la necesidad de verbalizar sus experiencias violentas. Todas las mujeres que participaron en este proyecto son cercanas a mí, sus edades fluctúan entre los 25 y los 45 años, radican en esta ciudad. Charlar, para las jóvenes, fue muy doloroso, porque por primera vez enunciaban su vivencia. En el caso de las mayores, algunas llevan años trabajando en su sanación y aún no pueden sacar por completo el daño ocasionado a su cuerpo y a su psique.

La mayoría vino a mi casa a platicar, algunas sesiones fueron muy largas porque nos dimos tiempo de llorar juntas y abrazarnos. No tomé notas porque me parecía inapropiado no brindarles toda mi atención en algo tan fuerte, tan íntimo. Los apuntes los realizaba algunos días después porque necesitaba procesar lo que había escuchado. Después de escribir las historias las compartí con cada una de las mujeres para que me dieran su aprobación.  

3. El libro señala la falta de educación sexual entre mujeres, pues crecemos aprendiendo sobre virginidad y matrimonio, pero nada más; aun cuando nuestros cuerpos sean capaces de desear (mucho) y experimentar placer, ¿cuáles son tus sentires al respecto?

La sexualidad es parte de nuestra naturaleza, tenemos un órgano exclusivo para el placer con ocho mil terminaciones nerviosas para disfrutar y todavía existen mujeres que no conocen su cuerpo. Aún persisten familias que educan a sus hijas bajo preceptos religiosos y patriarcales, les enseñan que su corporalidad está para el placer del otro y para procrear. Todavía hay mujeres que creen en el amor romántico. Los orgasmos son deliciosos, deberíamos experimentarlos cada vez que se nos dé la gana, solas o acompañadas.

4. Una y el sexo nos invita a vivir el amor lésbico sin sentirnos sucias o inmorales, aludiendo a la responsabilidad que tienen instituciones como la OMS sobre esta percepción, pues no hace mucho consideraban que la atracción entre personas del mismo sexo era una enfermedad mental. ¿Cuál ha sido tu propia experiencia lidiando con este tipo de discriminación?

Soy una mujer heterosexual de 55 años y heteronormada la mayor parte de mi vida, me tocó vivir el proceso de exclusión y linchamiento de quienes tenían deseos sexuales “anormales”. En el barrio donde viví había una mujer con aspecto masculino, la violaron, como producto de ese ataque tuvo una niña. Aún con todos los derechos obtenidos de sus luchas la comunidad LGBTTTI sigue siendo víctima de violencia y discriminación.

5. ¿Qué le responderías a aquellos que se quejen de que el lenguaje del libro es, a veces, muy “vulgar”?

Sancionan que una mujer utilice un lenguaje socialmente designado a los varones y les resulto inapropiada y hasta obscena. Hay escritores que romantizan la violencia hacia las mujeres, el abuso, la pedofilia, eso sí me parece vulgar y muy violento.

6. En el libro tienden a aparecer hombres sexualmente egoístas, borrachos, golpeadores, violadores, capaces de contagiar enfermedades a diestra y siniestra por no usar protección. Hacen que una prefiera hacer el amor con una colección de dildos. Yo tengo una respuesta para esta pregunta, pero quisiera conocer la tuya: ¿Por qué los hombres no deberían sentirse ofendidos al leer Una y el sexo?

Esa pregunta está muy complicada porque si se reconocen en alguno de los personajes, está muy difícil que no se ofendan cuando se sienten interpelados, evidenciados. Te voy a compartir un cometario que me hizo un buen amigo unos días después de que vio la puesta en escena de Una y el Sexo. Me expresó que se sintió muy avergonzado, que llegó a pensar que me colaba en las noches a su recamara para observarlo y escribir sobre él.

Los hombres jóvenes han recibido con gran inteligencia este libro, hasta tengo mis fans. Los de mi generación se sintieron confrontados, debo decir que la mayoría de mis amigos dejaron de serlo después de que acudieron gustosos a apoyarme en mi primera presentación.

7. ¿Por qué crees que es más fácil llamarnos putas, que libres?, ¿por qué para la sociedad es más correcto decir a las mujeres “No salgan”, antes que exigirle a los hombres “No violen”?

Porque la libertad no es parte del pacto patriarcal. Como en su momento se acusó a las mujeres de fornicar con el demonio y las llamaron brujas para señalarlas, para castigarlas, para ejecutarlas, para mantener el control de las mujeres “decentes”. Ahora a las que disfrutamos de nuestra sexualidad libremente nos llaman putas con los mismos propósitos que siglos atrás. Este sistema opresor restringe nuestros cuerpos y las violencias son consecuencia de la osadía. Somos nosotras las que debemos ajustarnos a los mandatos, no ellos.

8. Hay dos imágenes que llaman particularmente mi atención, me gustaría que ahondaras un poco en ellas: la primera es la mujer como recipiente, y la segunda, una comparación que estableces, por lo menos un par de veces, entre eyaculación y orina.

Las dos imágenes están relacionadas. Esta acción del hombre de entrar al baño, orinar, sacudírsela y salir me parece que se reproduce en las relaciones sexuales, solo satisfacen una necesidad natural de manera egoísta. Asumen que los cuerpos de las mujeres están ahí para ellos, como no hay interacción, como no hay preocupación por la satisfacción de los deseos de ellas, se convierten en recipientes de sus desechos.

9. Considero que Una y el sexo es un libro reivindicativo que alza la voz por todas las mujeres que, por ignorancia o falta de experiencia, han tenido que soportar distintos niveles de abuso. ¿Qué le dirías aquellas mujeres que se sienten cautivas de su propio cuerpo o de sus malas relaciones afectivas?

Que no se aíslen, que compartan relaciones amorosas (no sexuales) con otras mujeres que las fortalezcan, que las acepten con todo su ser. Que sepan que el amor no debe doler en ninguna parte del cuerpo, si las lastima, si las agobia entonces no es seguro física ni emocionalmente, no tenemos la obligación de quedarnos en donde dejamos de sentirnos cómodas. Que no importa cuántas veces nos equivoquemos en nuestras decisiones, nadie nos debe juzgar por ello. Que debemos amarnos más que a nadie. Que debemos estar alertas. Que debemos ser felices.

10. Para terminar, quisiera saber si tu idea de escribir un Manual de masturbación femenina sigue en pie. Seguro serviría para combatir el desconocimiento de la autocomplacencia en algunas mujeres. También me gustaría conocer los proyectos en los que te encuentras trabajando.

Todavía quiero escribir ese manual, en cuanto termine los dos proyectos que tengo en marcha en este momento voy a comenzar con Los cantos de Clítora. En ese momento estoy trabajando en la edición del poemario Frontera de piel y arena, son poemas sobre mujeres en este contexto fronterizo en sus luchas cotidianas por sobrevivir en este territorio tan adverso y cruel con las mujeres que luchan y sueñan.

Las ilustraciones están a cargo de Mónica De La Torre, aprovecho para hacer un reconocimiento por el magnífico trabajo que hizo en Una y el Sexo, no puedo concebir el libro sin esas imágenes contando su propia historia. En esta ocasión está realizando un extraordinario esfuerzo por darle vida al poemario.

Estoy escribiendo también una autobiografía poética. Reconstruyo mi historia y mi identidad desde mis ancestras, desde los dolores acumulados en mi ser. Este proyecto que inició como un reto para escribir poemas de largo aliento se ha convertido en un espacio de sanación, enunciar las violencias que traigo atravesadas en el cuerpo me libera de muchos dolores enquistados en la piel. Sólo son ocho poemas pero de doscientos a trescientos versos.

Become a Patron!

Published by

María Rascón

Soy escritora, investigadora literaria y activista. Estudié Literatura Hispanomexicana (UACJ-UNAM) y diversos diplomados promovidos por el INBAL, entre ellos Literatura Europea Contemporánea y Literaturas Mexicanas en Lenguas Indígenas. También he tomado cursos sobre Literatura Universal (HarvardX) y Chicana y Fronteriza (CCL Xavier Villaurrutia). Soy fundadora de Las cartas de Amora y publico algunos de mis ensayos en Sin Embargo MX. Actualmente me encuentro escribiendo mi primera novela, por invitación de Crisálida Ediciones.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s